Neila, 27 de septiembre´15.

Jornada ambiental realizada en el Parque Natural de las Lagunas de Neila, realizada el domingo 27 de septiembre en dicha localidad, organizada de manera conjunto  con la Casa del parque de las lagunas de Neila y con la colaboración de la Cabaña Real de Carreteros.

Durante la jornada se realizaron diferentes actividades. Empezamos a las 11 de la mañana con una jornada de voluntariado ambiental en el río Neila, muy cerca del pueblo en la zona del “puente romano”. En el que estuvieron unos 15 voluntarios. Las labores a realizar fue la limpieza manual del puente romano, retirando hierbas para mejor lucimiento de la piedra, así como la retirada de troncos  caídos dentro del cauce del río. Mientras, otro grupo de voluntarios, realizaron la limpieza de una antigua escombrera cercana sacando gran cantidad de basura y,entre otros elementos varias partes de un coche desguazado. Todos los residuos fueron llevados posteriormente al punto limpio de la localidad.

También se realizó un taller infantil con los niños del pueblo que se acercaron al puente, unos 8 niños  entre los 6 y los 12 años. El taller realizado fue, al igual que en ocasiones anteriores el de “bichos pinza”. Antes y después del taller los niños estuvieron colaborando en la limpieza del puente.

Después de la jornada de limpieza degustamos una deliciosa caldereta de “ajo carretero” preparada por varios miembros de la Cabaña de Carreteros para todos los voluntarios.

Al atardecer subimos al “Cerro de Ríofrío” con la intención de probar suerte y poder escuchar la berrea, como es conocido popularmente la época de celo del ciervo rojo (cervus elaphus). En esta época los machos braman con fuerza para llamar la atención de las hembras , mientras se retan con el resto de machos del territorio por las hembras.

Tuvimos mucha suerte ya que no sólo les oímos a placer sino que también pudimos observar varios ejemplares, hembras con críos y unos cuantos machos, algunos de gran porte. Destacar también la observación de un zorro (vulpes vulpes) y de un ejemplar adulto de águila real (Aquila crhysaetus) bastante cerca de nuestra posición.

Aguantamos allí hasta el anochecer,  mientras escuchábamos los bramidos de los ciervos por todos los lados con una sorprendente luna de broche final a una fantástica jornada.

 

Comentarios cerrados

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies